• Adriano Malchiodi

La salud dental y el deporte

Si sueles practicar algún deporte, debes estar al tanto de que, está científicamente comprobado que las bacterias que se encuentran presentes en la boca y ocasionan la caries, gingivitis y la periodontitis (inflamación de las encías) además de hacer que te sangren las encías, tus dientes se deterioren hasta llegar a perderlos y dificultarte el hecho de ingerir alimentos, pueden viajar a través del torrente sanguíneo a tu corazón y al resto del cuerpo, creando enfermedades cardiovasculares, endocarditis bacterianas, cáncer oral, artritis, neumonías, lesiones musculares y una larga lista de complicaciones severas que afectan tu salud en general. Además, para poder combatir las enfermedades bucales, en la mayoría de los casos, será necesario consumir antibióticos que de igual manera, influirán notablemente en tus entrenamientos, pues tendrás necesidad de una alimentación más calórica que pueda ayudar a tu estómago a digerir mejor esta medicación. Cuando entrenas, bien sea como amateur o profesional: 1.- Sometes a tu cuerpo a ejercicios diarios que requieren cumplir con unas importantes exigencias físicas tanto a nivel muscular como de alimentación. 2.- Si te sobre entrenas, con muchas horas, tu sistema inmune puede verse disminuido haciendo que el organismo sea más propenso a desarrollar ciertas enfermedades. 3.- Sudas más, te deshidratas, disminuye la salivación (protección natural contra las bacterias que producen la caries) y tienes mayor sequedad en la boca. 4.- Tomas bebidas electrolíticas ricas en azúcares, sodio y potasio. 5.- Hay quienes disminuyen la ingesta de lácteos y frutas para disminuir la grasa del cuerpo. 6.- Según el deporte que practiques, puedes estar propenso a recibir golpes en la boca. Es por todo esto que debemos tomar consciencia de la importancia de la boca y su estado de salud para entender que no es un asunto localizado sino que puede afectar a todo tu organismo. Para evitarlo lo ideal sería: 1.- Mantener una excelente higiene bucal, cepillando tus dientes y lengua 3 veces al día, usando pasta dentífrica con flúor y el hilo dental. 2.- Aumentar la ingesta de agua (sobretodo luego de haber tomado estas bebidas electrolíticas) y así poder controlar la acidez y la sequedad bucal. 3.- Mantener una dieta balanceada rica en calcio, vitaminas C, B, D y E, minerales como hierro, fósforo y magnesio y fibra, para fortalecer tu sistema inmune y tus huesos (incluyendo tus dientes). 4.- Si realizas actividades de alto impacto debes llevar una férula que te permita proteger tus dientes de los golpes. 5.-Visitar a tu odontólogo periódicamente, al menos 2 veces por año, para prevenir cualquiera de estas enfermedades y te ayude a mantener una salud bucal en óptimas condiciones. Recuerda la salud de todo tu cuerpo comienza en la boca.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo