• Adriano Malchiodi

Salud bucal y el embarazo

Si estas pensando tener hijos, es importante tener una salud bucal en óptimas condiciones, pues una vez embarazada hay tratamientos y medicamentos que están prohibidos porque podrían afectar el correcto desarrollo del bebé. Tambíen es bueno que sepas que así como todo el cuerpo de la mujer cambia para acoger al bebé en su vientre, también las hormonas influirán en tu boca ocasionando mayor sequedad, menos salivación, mayor acidez en la saliva, dientes y encías más sensibles y desequilibrio en la microbiota oral. Por eso te damos las siguientes recomendaciones:

1.- Visitar a tu odontólogo antes de quedar embarazada para hacerte un diagnóstico completo del estado de tus encías y dientes. Debes tratarte cualquier enfermedad bucal como caries, gingivitis o periodontitis para poder controlarla y remediarla antes, pues ya después no deberás tomar antibióticos ni hacerte radiografías. De igual forma, verificar el estado de las muelas del juicio ya que podrías tener complicaciones de las durante el embarazo.

2.- Mantener una dieta balanceada durante el embarazo, rica en lácteos (calcio), pescados y mariscos (contienen flúor), frutas (vitaminas), vegetales (fibra), y todo lo que pueda recomendarte tu médico. Recuerda que el bebé absorberá mucho de esos nutrientes y tu debes estar en la capacidad de brindarle lo que él necesita para su desarrollo pero tu también, debes mantener tus dientes fuertes y encías sanas.

3.-Durante los primeros meses del embarazo, es posible que sientas náuseas. Es importante que enjuagues tu boca si llegas a tener vómitos. Nunca cepilles tus dientes inmediatamente luego de vomitar. Este ácido recurrente debilita tus dientes. Para cepillarte los dientes deberás esperar al menos 10 min.

4.- Mantener una buena higiene bucal es fundamental, cepillándote los dientes después de cada comida y utilizando el hilo o seda dental una vez al día. Recuerda que tu apetito aumentará y es importante evitar la acumulación de restos de alimentos entre los dientes. Pueden aparecerte caries que podrán aumentar de tamaño hasta llegar al nervio y puede aparecer la gingivitis (inflamación de las encías) y periodontitis y estas bacterias pasarán al torrente sanguíneo llegando a tu corazón y por ende a tu bebé pudiendo afectar su desarrollo. Recuerda que hay una estrecha relación entre las afecciones del corazón y la salud de tus encías. Además si una caries llegase al nervio, habría que hacer una endodoncia (matar el nervio) para poder eliminar el dolor, pero el procedimiento requiere tomar radiografías, antibióticos y analgésicos, que están contraindicados durante el embarazo. Por ende el control del dolor de un diente va a ser muy complicado.

Con estos sencillos consejos podrás disfrutar del embarazo y la ilusión de ser madre, sin tener que pensar en un dolor de diente. Hazlo por tu bebé, él será la razón de tu existir.


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo